Ser imperfecto nos hace ser perfecto.

Debemos aprender a querernos nosotros mismos , con nuestras imperfecciones que es lo que nos hace únicos y diferentes a los demás, estar conforme con nuestro físico seamos gordos o delgados, tener en cuenta  que ser diferente a los demás no nos hace imperfectos.

Que la persona que nos quiera nos acepte como somos, no dejemos de ser nosotros mismos para agradarle a las personas, dejar de tener personalidad o tal vez expresar lo que pensamos o sentimos  por solo agradarle a alguien más y no sentirnos bien nosotros mismos.

Lo más importante de todo es sentirnos bien por lo que somos, tener seguridad por nuestro físico, no sentirnos menos que los demás por tener unos kilos demás, podemos brillar sin saber bailar, gozar sin humillar y querer siendo imperfectos.